Contáctenos
 Home
  Blog

Blog


Tres expertos analizan cómo la inteligencia artificial transformará la educación y el mercado laboral

995

El 3° Seminario de Innovación Educativa, organizado por Ticmas en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, congregó a destacados expertos, que trabajaron los temas más actuales de la educación. Uno de los paneles abordó las transformaciones venideras, así como los desafíos y oportunidades que la tecnología, especialmente la inteligencia artificial, plantea para la formación de los estudiantes y el mercado laboral. 

Con el título “La educación y el futuro del trabajo”, participaron Sabrina Seltzer, directora de Transferencia y Emprendimiento en el Instituto para el Futuro de la Educación del Tec de Monterrey, Laura Huarte, Gerente de Desarrollo de Negocios de Gobierno y Educación en Argentina y Uruguay para Intel, y Mariano Yacovino, director de Educación de Microsoft Argentina. La moderación estuvo a cargo del periodista Eduardo Feinmann, que llevó con prestancia y calidez una mesa que brilló por todas las ideas que se plantearon.
 
Algunos de los temas que se abordaron fueron: el impacto de la tecnología en el cierre de brechas digitales, las implicancias de la inteligencia artificial en la articulación entre educación y trabajo, los desafíos para preparar a los estudiantes enfocándose en habilidades y competencias relevantes, la transformación educativa que ya comenzó.

La educación y el futuro del trabajo
La primera en tomar la palabra fue Laura Huarte. La gerente de Desarrollo de Negocios de Gobierno y Educación en Argentina y Uruguay para Intel resaltó el papel fundamental de la compañía en el cierre de las brechas digitales mediante la implementación de tecnologías de vanguardia. En ese sentido, dijo, Intel no se queda solo en las disciplinas tradicionales como matemáticas y ciencias tecnológicas, sino que también se aventura en campos emergentes como inteligencia artificial, nanotecnología, robótica, impresión 3D y conducción autónoma. Además, hizo hincapié en la importancia de que la tecnología impulse habilidades como la creatividad, la innovación, el trabajo en equipo y el pensamiento crítico. Estas habilidades son clave para preparar a la fuerza laboral del futuro y asegurar su adaptabilidad frente a la creciente digitalización en diversos ámbitos de la vida.

Por su parte, Sabrina Seltzer abordó la relación entre tecnología, educación y el futuro del trabajo, poniendo énfasis en la importancia de que los estudiantes estén preparados para enfrentar los retos actuales y venideros —incluso en el corto plazo: en cinco o diez años—. En sus propias palabras: "Es interesante pensar cómo vamos a reconfigurar las instituciones educativas, las formas de aprendizaje, dónde aprendemos y cómo aprovechamos estas tecnologías". Según Seltzer, los sistemas educativos se enfrentan a grandes desafíos que requieren un cambio en la forma en que realizan sus tareas. En concordancia con Huarte, señaló, por ejemplo, la necesidad de replantear la evaluación educativa, poniendo énfasis en las habilidades y competencias.

Mariano Yacovino se sumó al espíritu del panel y resaltó la importancia de despertar vocaciones en los estudiantes para que se interesen en las carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). El director de Educación de Microsoft Argentina enfatizó la necesidad de trabajar en conjunto los cambios educativos, involucrando a alumnos, docentes, gobiernos, sector privado y organizaciones no gubernamentales. Según informes de la Organización Internacional del Trabajo, alrededor del 50% de los trabajadores requerirán programas de actualización de habilidades (upskilling) o reentrenamiento (reskilling). Esto implica que muchos empleados actuales deberán adaptarse, mejorar sus habilidades y hasta cambiar por completo lo que han aprendido. Es un desafío que debe ser abordado de manera colaborativa y conjunta por todos los actores involucrados.

En cuanto a ejemplos de la articulación entre educación y trabajo, Huarte mencionó dos programas educativos destacados que ejemplifican la relación entre educación y trabajo. Uno de ellos es “Skills for Innovation” (habilidades para la innovación), diseñado especialmente para docentes, quienes adquieren herramientas para aplicar la tecnología y fomentar habilidades tanto en ciencias exactas como en ciencias sociales. También resaltó la existencia de un programa de inteligencia artificial dirigido a estudiantes y trabajadores. En esta iniciativa, Intel trabaja en estrecha colaboración con los gobiernos, teniendo en cuenta las necesidades actuales y anticipándose a los perfiles profesionales que serán demandados en el corto, mediano y largo plazo.

En el caso particular del TEC de Monterrey, la directora de Transferencia y Emprendimiento en el Instituto para el Futuro de la Educación compartió que su área se enfoca en la educación superior y el aprendizaje a lo largo de la vida. Desde esta perspectiva, señaló, hay un cambio en la manera en que las personas acuden a la universidad: "Ya no van como solían hacerlo, buscando un título para luego trabajar, sino que las instituciones ofrecen capacitaciones continuas con una vinculación a lo largo de toda la vida". Este enfoque desafía la estructura tradicional de la educación, por lo que se trabaja en dos tipos de vínculos: por un lado, se brindan alternativas como microcursos, bootcamps y aprendizaje en línea, que se centran en habilidades técnicas; por otro lado, se establece una colaboración con empresas e industrias para comprender sus necesidades presentes y futuras en cuanto a talento humano y capacitación.

La inteligencia artificial va a la escuela
Al reflexionar sobre el futuro de la educación y el trabajo, se hace fundamental considerar el papel de la inteligencia artificial en la actualidad, el avance tecnológico que aparece como el impacto más revolucionario en nuestra sociedad. Eduardo Feinmann resaltó que hace apenas 40 años se inició el desarrollo de las primeras computadoras personales, un hito que marcó el inicio de una nueva era. Si nos proyectamos hacia adelante en ese mismo periodo, lanzó una pregunta desafiante: “¿Cómo imaginan el futuro de la inteligencia artificial en los próximos 40 años?”

“Le voy a preguntar a la inteligencia artificial si tiene la respuesta”, bromeó Yacovino al resaltar la velocidad con la que los cambios tecnológicos ocurren en comparación con las revoluciones industriales del pasado. Aunque no brindó pronósticos detallados sobre los futuros desarrollos de la tecnología, sí destacó que se espera un cambio de paradigma en el mercado laboral. “Según la UNESCO, aproximadamente 85 millones de puestos de trabajo podrían ser automatizados, pero también se estima la creación de 97 millones de empleos relacionados con la ciencia de datos e inteligencia artificial", mencionó. Esto representa un importante quiebre, donde, a medida que algunas tareas se sustituirán, surgirán nuevas oportunidades de empleo. “Debemos prepararnos para estar inmersos en este círculo de aprendizaje a lo largo de la vida”, dijo Laura Huarte afirmó que los cambios siempre han generado resistencia. Al ser consultada sobre los temores del poder destructivo de la inteligencia artificial, afirmó de manera categórica que son miedos infundados. “Hoy en día ya contamos con cosas que podrían destruir a la humanidad y aún no lo han hecho”, expresó. En este sentido, resaltó la importancia de promover un debate inclusivo que involucre a diversos actores —desde la sociedad civil hasta las industrias, pasando por el sector público y académico— con el objetivo de desmitificar las nuevas tecnologías. Para ella, resulta fundamental profundizar en la discusión sobre el uso y propósito de las tecnologías emergentes. Huarte señaló que la inteligencia artificial está estrechamente relacionada con el crecimiento económico de un país, ya que tiene la capacidad de transformar una amplia cantidad de datos en información valiosa para la toma de decisiones acertadas.
Sabrina Seltzer dijo que al observar por primera vez al ChatGPT, se le ocurrió un ejemplo relacionado con los planes estratégicos de las universidades: utilizar esta herramienta quizá pudiera resultar más económico y ágil en comparación con la contratación de una consultora para llevar a cabo el análisis de planes estratégicos y visión de futuro. Pero, a la vez, enfatizó la importancia de dedicarle tiempo a actividades que no pueden ser reemplazadas por la inteligencia artificial, como la colaboración, la toma de decisiones y el desarrollo de habilidades de liderazgo. Según Seltzer, una manera de aprovechar el ChatGPT en el ámbito educativo sería utilizarlo como punto de partida y posteriormente invitar a los estudiantes a expresar sus opiniones y participar en la discusión. En ello radica la clave, según su perspectiva: formular las preguntas adecuadas para obtener respuestas que sean realmente significativas.
“¿Cómo evitarías que te realicen una tesis con la ayuda del ChatGPT?”, cuestionó Feinmann. “Qué buena pregunta…”, respondió y, tras unos momentos de reflexión, continuó: “Dependerá del tipo de tesis… Probablemente tenemos que repensar las tesis”. Feinmann insistió: “Entonces, llegaremos a la conclusión de que la educación debe cambiar”. Seltzer afirmó: “Va a cambiar y está cambiando. Aunque a veces a las instituciones educativas nos cuesta ese tránsito”.

Deje su comentario

Compartir en:

Galería

Juntos por el agua en Corferias Juntos por el agua en Corferias Hotel recomendado: Hilton Bogotá Corferias Hotel recomendado: Hilton Bogotá Corferias

ALIADO EXPERIENCIA INMERSIVA:

ALIADO TECNOLÓGICO:

ORGANIZAN:

ALIADOS ESTRATÉGICOS:

ALIADOS DE CONTENIDOS:

Suscríbase a nuestro newsletter